Sábado, 07 Febrero 2015 14:37

Por qué no debo dirigirme a un árbitro en el transcurso de un partido

Valora este artículo
(5 votos)

A todos:

  • El árbitro realiza una actividad que requiere máxima concentración. Interrumpirle, alterar su estado de ánimo y desviar su atención no mejorará su labor.
  • Ningún profesional, en ninguna actividad y en ninguna parte, soporta de manera constante, diversa y pública, la fijación y exaltación de sus defectos y equivocaciones (si lo son), ¿porque debemos hacerlo con él? Y si aun así, queremos calificar sus actuaciones ¿porque no le felicitamos en sus aciertos?
  • Si el error es universal y humano ¿por qué no lo permitimos en el arbitraje? Si decidir rápido no ayuda en el acierto ¿por qué no permitimos la equivocación? Si dices que te gusta mucho el fútbol, ¿por qué sólo te fijas en el árbitro?

A los espectadores:

  • Chillar, insultar, menospreciar, faltar al respeto, no demuestra que tengas razón, lo único que confirma es que estás enfadado y en deporte pocas razones justifican esa situación. No es necesario que te mantengas callado, pero si quieres hablar hazlo en voz baja con tus vecinos de grada. Grita sólo para animar.
  • Los jugadores comprueban como se refuerza un modelo comunicativo sustentado en el grito, la descalificación, la intimidación y la insistencia que se aleja de la buena práctica humana que propone un dialogo basado en la escucha activa y en saber ponerse en la perspectiva del otro.

A los técnicos:

  • Si admites que la dirección del equipo requiere un estado psicofísico óptimo que permita el análisis, la observación y la elaboración de un discurso comprensible, ¿por qué permites que la ira y la irritación te invadan?, ¿por qué abandonas la racionalidad descalificando e insultando?, ¿por qué focalizar en 1 cuando en el campo se mueven 23?
  • Fijarte y responsabilizar al árbitro de la situación no te ayudará a mejorar el equipo, muy al contrario, sólo conseguirás que nuestros propios errores pasen desapercibidos. Ponte como objetivo siempre intentar hablar del partido sin tener que recurrir a la intervención arbitral.

 

Y si con lo dicho no puedes evitar manifestarte, recuerda y evita:

LA INSISTENCIA (con una vez es suficiente),
EL INSULTO, y
EL MENOSPRECIO,

Visto 567 veces