Jueves, 05 Marzo 2015 14:36

Haciendo de la lectura un hábito

El alto porcentaje (> 90%) de estudiantes que no leen por interés personal, habla de la dificultad de la actividad para ser elegida y adoptada como vivencia permanente. Traducido, significa, que como padres tendremos que facilitar el contacto con el libro y velar por su permanencia. Ha de ser un empeño personal y como tal conllevará un pequeño coste o desgaste, pero es muy importante que trabajemos para que esta habilidad se adquiera pronto, de forma gradual, desde pequeños, desde la infancia, poco a poco, sin prisas. Si conseguimos instaurar el hábito, abrimos las puertas a otra forma de compartir, de relacionarse, de contemplar el mundo, sabiendo además que la lectura es para siempre.

Las ventajas de la lectura y el uso del libro (a largo plazo) o de leer con una cierta frecuencia son evidentes y notables:  

  1. Entretiene y divierte en cualquier lugar y momento.
  2. Puerta de acceso al conocimiento. El libro a través de su lectura, instruye y enseña. Actividad imprescindible en cualquier sistema educativo.
  3. Mejora la habilidad de pensar. Desarrolla el pensamiento crítico, el divergente, ayuda a tener criterio sobre ciertas cosas, amplia el horizonte de posibilidades, amplia el desempeño y la adaptación al cambio.
  4. Potencia la imaginación, la lectura es una buena aliada del teletransporte sin desplazamiento, del viaje gratuito y placentero.
  5. Moviliza conexiones y zonas cerebrales que benefician el funcionamiento cognitivo de nuestro cerebro (lóbulo frontal, lóbulo occipital y lóbulo temporal).
  6. Hace la vida familiar durante la etapa escolar más llevadera, menos angustiosa y problemática. Una buena habilidad lectora podemos relacionarla con éxito escolar.

¿Qué podemos hacer para que el castigo y el obligar no nos acompañen en esta tarea? Veamos algunas sugerencias:

  • Llevemos a los niños a las librerías y a las bibliotecas, que huelan a papel escrito, que vean personajes mágicos, que hojeen y descubran. Iniciarlos en la adquisición de su biblioteca personal.  
  • Establecer horarios en los que no tenga cabida la electrónica, la TV.
  • En vacaciones o viajes, elegir lugares que os permitan vivir de una forma más natural, en los que dependáis más de vosotros mismos y en donde la lectura sea una elección favorecida.
  • Hacer uso de la lectura compartida, leer con vuestros hijos, comentar lo que hayáis leído, pedir opinión, reforzar la comprensión del texto, en definitiva hablar de lo experimentado, mostraros felices por haber compartido ese momento.
  • Haced de modelos, leer en su presencia, que te vean leer.
  • Inicialmente cuando no se tiene el hábito adquirido, proponer libros poco extensos, de fácil lectura y temática de interés o libros no muy extensos con ilustraciones de apoyo. Apoyarse en el cómic, combinarlo con la lectura de un libro.
  • Cuando os pidan ayuda y necesiten alguna explicación, pedirles que lo lean ellos de nuevo, ayudarles a descifrar, no resolváis por ellos, no tenéis que demostrarles que lo sabéis, planteároslo como una colaboración en su aprendizaje. Una cosa es facilitar y otra sustituir o reemplazar.

No te dejes abrumar por la tarea, todo es posible y todo es empezar, y apoyándonos en Cervantes y en Don quijote, “experimenta con tu mundo, para que todas las cosas que tienen algo de dificultad no te parezcan imposibles”.

Publicado en Padres
Lunes, 16 Febrero 2015 17:41

Proceso de estudio

Esquemáticamente, el proceso de estudio podemos descomponerlo en tres partes, a saber:

  1. Reducción. Se trata de una fase importante por ser la primera y por condicionar de alguna forma las fases que le suceden. Se basa en la lectura, primero rápida (vocabulario), luego comprensiva (subrayar, anotaciones) y por último analitica para extraer lo fundamental y porderlo representar de forma organizada (resumen, esquema). Básicamente haremos: lectura, subrayado, anotaciones, resumen (síntesis) y esquema.Todo ello para poder capturar lo importante y lo necesario para poder comprender y explicar lo estudiado. Redactar lo extraído (resumen, síntesis) y condensarlo en una o dos hojas de forma muy visual, dirigido a la vista (esquema).

 ¿Cómo organizar un texto de forma esquemática?

a) Identificar que reproduce el texto redactado, que puede ser: un proceso (secuencia), una descripción, una comparación, un problema con solución, una causalidad.

b) Adaptar la representación al tipo de texto encontrado.

2. Memorización. Repetir para conservar y recuperar.

Debemos saber que lo que se entiende se memoriza mejor que lo que no se entiende. Esto significa que existe un correlación importante entre comprensión del material de estudio y grado de permanencia en la memoria. No debemos intentar memorizar directamente sobre la totalidad de contenidos, si nuestros resúmenes y esquemas son buenos, debemos memorizar sobre ellos, ¿de que forma?

  • Plantearse preguntas sobre lo estudiado. Transformar los títulos en preguntas. Ayudarse primero de los recursos gráficos y luego sin nada.
  • Utilizar el esquema para repetir las ideas principales y cómo se estructuran. Primero teniendolo a la vista y después oculto.
  • Recurrir al texto cuando sea necesario para fijar toda la información relevante que nos permita explicar, argumentar y ejemplificar cada idea.
  • Utilizar procedimientos gráficos y reglas mnemotécnicas.

3. Recuerdo. Repaso.

  • Repasar: comenzar cada sesión de estudio repasando los temas memorizados el día anterior; repasar cada tema al cabo de un cierto tiempo (varios días, una semana). Programar el repaso.
Publicado en Padres