Domingo, 19 Marzo 2017 11:04

Evolución de amonestaciones y sanciones

Podemos felicitarnos porque temporada a temporada vamos cumpliendo el objetivo de disminuir el número de sanciones y amonestaciones arbitrales. En el apartado de tarjetas rojas directas es evidente la disminución a pesar de ir aumentando el número de equipos y en lo correspondiente a las tarjetas amarillas podríamos decir que nos mantenemos en margenes aceptables, pero claramente disminuibles. Refrendando lo dicho, hace 4 temporadas y con sólo 5 equipos finalizamos con 231 amarillas y 26 rojas directas, y en estos momentos, con casi el doble de equipos (9) igualamos en amarillas y nos desmarcamos claramente en lo correspondiente a rojas directas (Tabla F11)

Como negativo y por tanto con necesidad de algún tipo de intervención, acumulamos bastantes amonestaciones por disconformidad arbitral y discusión con los contrarios, un total de 53 tarjetas por estos motivos.

Para finalizar, seguimos constatando que las amonestaciones y sanciones, o dicho de otra forma las conductas antideportivas se relacionan directamente con la edad. Los juveniles muestran mayor número de tarjetas que los cadetes y estos más que los infantiles. Este dato que no es nuevo y que podría justificarse por la vía psicobiológica, no queremos pasarlo por alto, ni darle tintes de normalidad, así que nos hemos propuesto establecer nuevas metas pensando en la temporada que viene.

Publicado en Noticias

Se dispara la demanda de coachs. Abonan esta situación, algunos programas de TV, algunas empresas, algunos directivos, algunas federaciones deportivas y algunos deportistas. Estas peticiones es muy probable que no se fundamenten en el conocimiento, sino que más bien respondan al descubrimiento de algo aparentemente novedoso que trabaja lo personal sin el estigma que acompaña a la psicología. No es lo mismo, ni tiene el mismo impacto, decir tengo coach, signo de modernidad, que tengo psicólogo, informe o proclama de candidato a loco o trastornado, que genera dudas para la dirección de su vida y de la empresa. Trabajar con un coach se interpreta como apoyo de un colaborador y trabajar con un psicólogo muestra debilidades y deficiencias, absurdo pero cierto.

Pero, ¿qué es el coaching? Quienes lo defienden y promocionan, no es mi caso, dicen que es un proceso de acompañamiento que busca la mejora competencial del individuo desde el autodescubrimiento. Es decir, el coach no da soluciones, ayuda a encontrarlas. Bajo este paraguas acaparador, a mi gusto limitado, se ofrece una eficacia cuestionable y un proceder escaso, que acaba recurriendo a otras técnicas psicológicas (visualización, programación por objetivos…) conformando un mix que sigue denominándose así, coaching, pero que confirma la tesis que intento defender, que el coaching es una moda usurpadora e intrusiva que no ha inventado nada y basa su éxito en una etiqueta poco molesta. Cada vez tengo más claro que el coaching es un parásito de la psicología.

Hablando en nombre de sus defensores, cosa que me supone un cierto esfuerzo, diré, que en un principio, al coach se le va a pedir que sepa preguntar, que sepa escuchar, que pueda ponerse en el lugar del otro con facilidad, que sea un buen observador y además, se caracterice por la rapidez mental para repreguntar desde el análisis de la respuesta que proporcione el sujeto, todas ellas, habilidades y capacidades que habitan en el territorio psicológico y por tanto demandables y exigibles al psicólogo. Y es ahí donde empieza el problema, tenemos algo que está al alcance de muchas personas, con procedencias diversas y distintas, que se intenta presentar como una profesión. Pero para que entiendan el disparate o la broma, imagínense a alguien que dice ser un interrogador personal, un busca grietas, un técnico de automóviles que sólo sabrá cambiar el limpiaparabrisas o las ruedas.

Pero la farsa no acaba ahí, ya estamos en la fase de la especialización, se habla de coaching personal, coaching deportivo, coaching educativo, coaching ejecutivo, coaching organizacional, bla, bla, bla y humo. Para mí y como ya he manifestado en otras ocasiones, el coaching es una puerta abierta para que personas sin una formación adecuada practiquen la psicología. Desde esa perspectiva, es inaceptable que cualquiera que se presente con la etiqueta de coach no pueda acreditar una licenciatura o un grado en psicología, eso también se llama intrusismo.

Mi crítica también la extiendo a aquellos colegas que aprovechando el momento del mercado, el de la oferta y la demanda, agregan a su profesión de psicólogo la coletilla de coach y colaboran en una promoción diferencial. Si es lo mismo, sobra la “y” más lo que sigue. No se pueden poner al mismo nivel, una ciencia y un artilugio, un área de conocimiento y una diminuta expresión de ese conocimiento, una profesión y una moda, las evidencias y los milagros, el reconocimiento y la tendencia. ¿Se puede hablar de psicólogo y coach al mismo tiempo?

Y por si fuera poco, la confusión, a la vez que lo propicio del momento, permite que haya personas que en nombre del coaching, practiquen el mentoring o el counseling, es decir, abandonando la esencia que pregonan se adentran en prácticas de ayuda más directivas, donde más que descubrir, se aplican los conocimientos y la guía que aporta el mentor, el consultor o el consejero para beneficiarse y mejorar. A mí me sigue pareciendo todo esto un disparate, una broma, coaching que no es coaching, coaching para todo, hacer una profesión de una actuación. A falta de que se regule el ejercicio profesional del psicólogo, se delimiten competencias y funciones, y las personas tengan claro a que profesionales dirigirse según que cosas, es necesario afirmar y dejar claro, que el coaching es a la psicología, como una hoja a un libro extenso o como el socorrismo a la medicina o como una piedra a una cantera.

No abandones la web sin escuchar la canción "Necesito un coach" de Víctor Lemes: https://www.youtube.com/watch?v=duXrY9YyNUI

 

Lunes, 05 Octubre 2015 21:51

Cadete C

CADETE C

2ª REGIONAL - GRUPO X

Alarcón Tadeo, Samuel

Alarcón Vinat, Jairo

Carbonell Simeón, Lucas

Díaz Ferrero, Javier

Fernández Benlloch, Diego

Fernández Sánchez, Javier

García Barberá, Ivan

González Garrido, Alejandro

Hernández Mas, Israel

Herráiz Muñoz, Raúl

Moreno Gómez, Aurelio Julián

Paños Mayoral, Alejandro

Saiz Cipriano, Pedro

Sandemetrio Todosantos, Carlos

Segovia Sánchez, Rubén

Taberner García, Pablo

Tarazona Prats,Alejandro

 

Entrenador: Martínez Gómez, Jose María

Delegado: González González, Francisco Javier

Publicado en Fútbol 11
Viernes, 02 Octubre 2015 21:40

Juvenil B

Publicado en Fútbol 11
Martes, 24 Marzo 2015 11:47

Torneo Valencia C.F. Cup

Un año más, el Club colegio Salgui E.D.E participará en el Valencia C.F. CUP, torneo internacional organizado por la Fundació VCF.

  

En la edición 2014, nuestro Juvenil se proclamó campeón en su categoría. Objetivo que intentarán repetir el Infantil A y  Cadete B, que serán los participantes en la edición 2015.

En el siguiente enlace tenéis la información para disfrutar de este apasionante torneo. Y en la parte inferior podéis descargar el documento promocional.

Torneo

Calendario/Horarios

 

 

Página 2 de 2