Domingo, 26 Marzo 2017 14:00

Acerca de la violencia en el deporte

Ya nadie puede escapar a la vergüenza que genera la violencia en el deporte y darle la espalda en estos momentos es posicionarse en el bando de los primates. La prensa y la TV han entrado pidiendo soluciones, pero los debates sesgados y teledirigidos del sensacionalismo hacen hincapié en aspectos anecdóticos, morbosos y marginales.

¿Qué hay detrás de la violencia en el deporte?, ¿sólo se da en el fútbol? Obviamente si se habla de violencia en el deporte es porque ese es su continente, su espacio, pero en el caso del fútbol, una practica masiva junto a un interés desproporcionado, es lo que hace que acabemos especificando y vinculando la violencia al fútbol. Hay quien piensa que los seguidores del fútbol son personas más primitivas, más simples y más manipulables, pero eso es uno de los mitos que acompañan a este deporte. Veamos ahora que hay a la sombra y que hay a la luz, siendo la tesis a defender que la violencia en el deporte es un asunto multifactorial con factores que además interactuan y se influyen. Dejemos de atacar sólo a los que se ven siempre en la foto o en el video, jugadores, técnicos y padres, lo que no significa que deban quedar fuera del tema que nos ocupa.

De una parte tenemos una sociedad que ensalza el culto a un cuerpo intimidador, una sociedad que proporciona una visión de la valentía y la cobardía que promociona el sufrimiento personal, como ejemplo, chivarse es de cobardes y denunciar algo es de poco hombres. De otra parte se defiende el grito y el insulto como forma de hacerse oír y defender el subjetivismo y todos sabemos que de la ofensa al golpe se pasa a la velocidad de la luz. Los medios de comunicación han detectado que la falta de respeto, el lenguaje soez y la chulería, atraen a la audiencia, fidelizan personas carentes de metas que hagan de su existir una vida interesante, pero eso ya no importa, la función ya no es informar, es entretener. Esta sociedad se contradice y manda mensajes ambivalentes, se condena la violencia, se persigue al boxeo, a la vez que apuesta por el nerviosismo, las prisas y las urgencias. Las personas se debaten entre la tristeza y el enfado, los tipos humanos que menos suman. Es una sociedad desequilibrada emocionalmente hablando, trastornada.

De otra tenemos unos padres que cada vez tienen menos tiempo para educar y en el caso de que lo tengan, la superprotección invalida que los hijos asuman responsabilidades, adquieran compromisos sociales y caminen por el desarrollo más conveniente para la vida en sociedad. No hemos hablado de saber educar o para que hay que educar, o donde no puede haber negociación alguna. ¿Y qué ocurre cuando además de lo dicho, ven en el niño un posible negocio?, ¿qué ocurre cuando se miran al espejo y ven dólares en los ojos?, pues puede ocurrir lo siguiente, que piensen que las Escuelas de Fútbol estén perjudicando la evolución del nano, que el niño debe jugar siempre porque es la mejor forma de progresar y de que alguien lo pueda fichar. También pueden pensar que no se entrena con la suficiente intensidad, que el entrenador no sabe, etc. Como consecuencia, cambio de escuela tras cambio para hacer del nano un nómada y del padre un crítico de la nada. Y mientras tanto enfado, conflicto y rabia.

Con lo dicho, ¿tenemos encuadrado el problema?, pues no, hablemos ahora de los técnicos y de su cuota de problema.  En muchos casos, son personas modélicas para sus jugadores, considerando la acepción positiva y en otros casos confunden la competitividad con la agresividad. Motivan para el choque y la confrontación física, “mete la pierna”, “que no pase”, “es todo tuyo”. Instruyen para el automatismo, “no pienses, actúa”, robotizan, "sube", "baja", "a tu izquierda". Los chavales se pasan los partidos mirando a su entrenador o a su padre, eso se traduce en atención inadecuada, pérdida de concentración, sobreactivación, ansiedad. Algunos, hablan mucho en los partidos y nada en los entrenamientos, llegándose a la paradoja de que a veces exigen cosas que los nanos no saben que tienen que hacer. Este discurso es bastante pesimista, pero aunque muy extendido, no es atribuible a la mayoría. El técnico tiene que darse cuenta que quien tiene que demostrar son sus jugadores y no él, no es bueno trabajar para la galería, la promoción personal debe pasar por el juego de sus equipos y eso significa hablar con los jugadores, reforzarles, instruirles, interesarse por su vida, por los estudios........

Y que pasa con los árbitros y el arbitraje que tanto incomoda y a los que erróneamente se les pone en el punto de mira del origen de la violencia. Desde la psicología sabemos que a los árbitros se les piden cosas que no pueden cumplir y no porque no quieran, sino porque la naturaleza humana no les faculta para más. La mayoría de las decisiones arbitrales se dan con una certeza del 60, 70 ó 80%, a eso le llamamos juicio intuitivo. El error o el acierto por azar se encuentran en el mismo camino. Se les recrimina que no lo vean todo, sin considerar que están siempre en terreno hostil con jugadores que juegan al engaño y al despiste intencional, con perspectivas que ocultan los detalles de la infracción. ¿Sabéis que pasa cuando tienes que decidir en segundos?, que algunas veces la decisión no se ve acompañada por el silbato y otras se pita antes de decidir.

Aunque hay más factores a considerar, finalizaré aludiendo a los jugadores y con mucha brevedad. Terminaré con esos receptores de las frustraciones, manías, obsesiones e intereses de los adultos, en el formato de padres, directivos o entrenadores. Nanos a los que se les puede decir que no hagan daño, pero sí que intimiden. Chavales a los que cuando se muestran con dureza extrema se les dice que han hecho un partido estupendo y se les felicita. Jugadores en los que se alienta el orgullo de derribar al adversario o no dejarlo jugar. Pero la historia ya les viene de atrás, cuando son pequeños reciben un doble mensaje, el de sus entrenadores y el de sus padres, cuando son contradictorios el nano lo vive con mucha presión y con ganas de dedicarse a otra cosa. Incluso en esas situaciones tan personales también lo paga el grupo, porque las decisiones tácticas deesaparecen, y sino pensad en esto, "tienes que tirar más a puerta", "no le pases tanto a Pepito", "en el área se finaliza no se pasa", etc. Las urgencias de destacar y de ganar como claves del éxito destierran la paciencia, la tenacidad, el trabajo, el esfuerzo, la solidaridad, el compañerismo. No hay nada fácil, pero las prisas consiguen menos.

A todos, alguien tendrá que decir con voz alta que con la ira no se juega.

 

Domingo, 19 Marzo 2017 11:04

Evolución de amonestaciones y sanciones

Podemos felicitarnos porque temporada a temporada vamos cumpliendo el objetivo de disminuir el número de sanciones y amonestaciones arbitrales. En el apartado de tarjetas rojas directas es evidente la disminución a pesar de ir aumentando el número de equipos y en lo correspondiente a las tarjetas amarillas podríamos decir que nos mantenemos en margenes aceptables, pero claramente disminuibles. Refrendando lo dicho, hace 4 temporadas y con sólo 5 equipos finalizamos con 231 amarillas y 26 rojas directas, y en estos momentos, con casi el doble de equipos (9) igualamos en amarillas y nos desmarcamos claramente en lo correspondiente a rojas directas (Tabla F11)

Como negativo y por tanto con necesidad de algún tipo de intervención, acumulamos bastantes amonestaciones por disconformidad arbitral y discusión con los contrarios, un total de 53 tarjetas por estos motivos.

Para finalizar, seguimos constatando que las amonestaciones y sanciones, o dicho de otra forma las conductas antideportivas se relacionan directamente con la edad. Los juveniles muestran mayor número de tarjetas que los cadetes y estos más que los infantiles. Este dato que no es nuevo y que podría justificarse por la vía psicobiológica, no queremos pasarlo por alto, ni darle tintes de normalidad, así que nos hemos propuesto establecer nuevas metas pensando en la temporada que viene.

Publicado en Noticias
Miércoles, 15 Febrero 2017 12:12

En los informes del árbitro no se habla

Es bastante habitual describir o comentar un partido de fútbol refiriéndose a la actuación arbitral. Siempre ocurre, en algún momento del discurso aparecerá la figura del árbitro y a partir de ese instante centralizará todo nuestro pensamiento, el concepto funciona como un anclaje que evita cualquier otro rumbo. Todos nuestros errores y nuestras deficiencias de repente quedarán reducidas y explicadas por el arbitraje.

La verdad es que nos cuesta mucho prescindir de ciertas alusiones y nos cuesta poco magnificar la responsabilidad del árbitro. La justificación se centra en decisiones arbitrales de consecuencias muy negativas en la dinámica de nuestro equipo, “a partir de…..dejamos de hacer nuestro juego”, “si hubiera pitado la…….el resultado final hubiera sido otro”, “nos perjudicó constantemente”, “fue más tolerante con el otro equipo, a nosotros nos lo pitaba todo”…….Frases generalmente arbitrarias, caprichosas, carentes de fundamento, estadísticamente cuestionables y sujetas a interpretaciones interesadas.

A mí me gusta decir, que toda crítica o todo informe del partido debe hacerse prescindiendo de las referencias al arbitraje. Si aún no lo hacéis, intentarlo, puede resultar un interesante ejercicio. Cuando un entrenador es capaz de analizar un partido sin introducir comentarios y frases hacia el árbitro, demuestra haber alcanzado ese punto de madurez que lo habilita como experto en fútbol, lo contrario lo encamina hacia la caricatura. Es como si fuéramos al cine y después habláramos de las butacas.

No se entrena, ni se prepara un partido teniendo en cuenta los beneficios o los perjuicios de un arbitraje. Sobre el equipo podemos influir y ejercemos algún tipo de control, ¿sobre el árbitro? Todo esto debiera hacernos reflexionar y hacernos pensar que es mejor hablar de lo que hacemos, conocemos, nos corresponde y además es nuestra responsabilidad.

Por si la retórica no tuvo su efecto, señores técnicos, DEL ÁRBITRO NO SE HABLA.

 

Publicado en Técnicos y Jugadores
Miércoles, 26 Octubre 2016 10:33

CRUYFF 14 La autobiografia

Ya se encuentra en la librerias la autobiografía de Cruyff. Indispensable para los amantes del fútbol que crean no saberlo todo. En este libro encontrarás rarezas como ".....el fútbol es un juego de errores. Lo que me encantaba era la matemática del juego, el análisis, cómo mejorar...", "....la idea fundamental es el trabajo en equipo: llegar como un equipo, irse como un equipo y volver a casa como un equipo".

Puedes encontrarlo en Planeta (español) o en Columna ediciones (catalán) a un precio bastante razonable, 19,90 €:

  • Cruyff, J. (2016). Johan Cruyff 14. La autobiografia. Barcelona: Planeta
  • Cruyff, J. (2016). Johan Cruyff 14. La autobiografia. Barcelona: Columna ediciones

Leer es una forma de entretenerse, contrastar opiniones y ampliar el conocimiento. No se lo exijas a tu hijo, si tu no eres capaz de hacerlo. Que lo vea, comparte lectura, visitar librerías, Cruyff con su libro te lo pone fácil.

Publicado en Noticias
Martes, 10 Noviembre 2015 15:05

Galardones

 

El Club Colegio Salgui E.D.E, se complace en felicitar a "Felipe", Don Felipe Martínez Fernández, porque fue galardonado por la Federación Valenciana de Fútbol, en la Gala Anual de Premios y Trofeos con la:

"MEDALLA DE ORO DE LA FFCV PARA DIRECTIVOS"

Es un orgullo para nuestra escuela contar con una persona como "Felipe", Don Felipe Martínez Fernández. Que trabajando desde la sombra, realiza de manera excepcional una labor muy importante para nuestro club.

 

ENHORABUENA FELIPE!!

 

 

 

Publicado en Noticias